La nueva canoa misionera del Vicariato de PuyoUncategorized 

Nueva canoa misionera para la Misión Kapawi

Hace tiempo, el equipo misionero de Kapawi perdió su vieja canoa cuando una crecida del Pastaza se la llevó río abajo y no se la volvió a ver. Quizá sus viejas tablas estén flotando por el río Amazonas o se quedó atorada por territorio peruano. Lo cierto es que sin este instrumento tan valioso, es difícil llevar la evangelización a las comunidades más lejanas, diseminadas  a lo largo del río Pastaza, cerca de la frontera con Perú.

Ante tan sensible pérdida, se pusieron manos a la obra, gestionaron el presupuesto de una nueva canoa y pedimos a la Divina Providencia encontrar almas generosas que nos pudieran financiar dicho proyecto. Fue en España, donde el Obispo de Puyo tocó algunas puertas y al fin la solidaridad generosa con las misiones no se hizo esperar. Como dice el evangelio, “quien busca encuentra, al que llama se le abre y al que pide se le da”, solo hace falta fe y perseverancia. En este contexto Mons. Rafael Cob, agradeció a Misión en América de las OMP españolas, quienes nos consiguieron los fondos.

La construcción de la canoa ha sido realizada en los talleres de la ciudad de Puyo, por un experto en fibra de vidrio. La canoa, de 11 metros de largo y capacidad para trasportar a 12 personas, es propulsada por un motor de 40 caballos fuera borda.

Después de terminada la construcción de la canoa, probado el motor e instalado todo lo preciso, había que llevarla al río Bobonaza, en la parroquia de Canelos, en el puerto de Cuya, haría falta buscar una plataforma que la llevara hasta el lugar. La Procura con la Hna Maria Gimpiki, hacen las gestiones, y el Consejo Provincial de Pastaza la traslada hasta el puerto.

Después de pocas dificultades, se encontró el piloto que la llevaría en tres días y tres noches hasta su destino, la comunidad de Kapawi. Los pilotos de esta hazaña serán expertos en manejo de canoas, dos indígenas de la parroquia de Sarayacu: Edgar y Félix.

En la orilla del río Bobonaza, después de haber hecho el cargamento del combustible y carga de alimentación para la misión, entrarían en la canoa las hermanas misioneras María y Susana, dos religiosas de la Familia de Corde Jesu, dos vocaciones nativas de nuestra Amazonía de la etnia Shuar y Ashuar, conocedoras de estos territorios de misión.

Gracias a la técnica de los medios de comunicación, se pudo observar por las fotos y los videos el recorrido y llegada de la canoa Guadalupana felizmente, a la Misión Kapawi, donde cumplirá su misión para trasportar a las hermanas en sus largos recorridos por estos ríos amazónicos.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Related posts

Leave a Comment